reseña del libro: El juego del ángel, por Carlos Ruiz Zafón

For those of you who loved The Shadow of the Wind, here’s a sequel!  Not a sequel exactly: another book in the Cemetery of Forgotten Books series.  It stands alone but has some common characters.  It’s not out in English yet, but you have something to look forward to.

 

no es todo lo que fue «La sombra del viento», pero capta de todos modos

En La Sombra del viento (SDV), Carlos Ruiz Zafón compartió su amor de los libros con nosotros, los lectores. En «El juego del ángel», comparte su amor compañero del arte de escribir. Nos presenta a David Martín, un joven que escribe noticias cortas para un periódico de poca fama. Al rato David tiene la oportunidad de escribir un cuento – en episodios – para el periódico. Así comienza su carrera de escritor. Unos años después David conoce a un editor misterioso que le ofrece la oportunidad de escribir un libro especial en cambio de una cantidad absurda de dinero.

Zafón capta la atención como antes; jamás he leído un libro en español tan rápido. Hay un misterio central, el amor inalcanzable, una casa con un secreto, varios personajes misteriosos, y – como siempre – una pasión para la literatura. Este libro está más oscuro que SDV: más asesinatos y más maldiciones. Además, David es menos simpático que el carácter principal de SDV (aún durante la época difícil de aquél). Pero le llegamos a apreciar.

Vemos a algunos amigos del otro libro (aunque no se releva la relación exacta hasta el fin del libro), y Zafón continua la demostración de su otra pasión (además de la con la literatura): ¡Barcelona! La gran debilidad es que se acaba de una forma sumamente abrupta. Cuando llegué a las últimas diez páginas, no pude imagine cómo se iba a resolver todo en diez páginas. Pensé lo mismo cuando faltaban cinco páginas. Dos de los misterios centrales se resuelven en las últimas dos páginas.

Dicho eso, estoy enamorado de la forma en que Zafón teje un tapiz intrincado de un cuento. No solo habla de su amor a la literatura y al escribir sino también los demuestra por su ejemplo.

 

 

reseña de libro: La Lectora, por Sergio Álvarez

Para dos reseñas más amplias, puedes buscar acá y allá.

Mis pensamientos:

dos cuentos de acción: el cuento principal comienza mejor que acaba

 

Laura es estudiante universitaria en Colombia que sale a caminar un día cuando un hombre le secuestra y le obliga a … leer un libro sobre una prostituta (Karen) y un taxista quienes se enredan en unos asesinatos del narcotráfico, varios mafiosos, y un maletín lleno de dólares (¡claro!).  El [premise] es creativo e interesante y la acción no deja.

 

«La lectora» cuenta dos tramas paralelas: la primera es de Laura y sus captores, y la segunda es la trama del libro que Laura lee.  (Además hay dos narrativas menores: un monólogo contado a la prostituta de un examante que parece ocurrir después de los eventos del libro y un diálogo breve entre dos comentadores.)

 

Las dos tramas invitan la atención: no son nada extremamente original (además de la estructura narrativa con sus tres o cuatro tramas – depende de cómo cuentas), pero tanto la trama de Laura y la de Karen se mueven rápidamente.

 

A pesar de eso, sentí algo decepcionado al acercarme al final.  La velocidad pareció más despacio a pesar de que la acción llega a su clímax.  No lamento haberlo leído, pero no voy a andar recomendándolo a otros.  (Si quieres una recomendación, lee La sombra del viento o El hombre, la hembra, y el hambre.)

 

Escuché el audiolibro completo, narrado por Adriana Sananes y publicado por Recorded Books Audiolibros [6 CDs].  Sananes narra bien.

 

Una nota sobre contenido: Este libro tiene algo de sexo y de violencia. 

reseña del libro: El vigilante, por Felipe Montes

Escuché esta novelita por autor mexicano Felipe Montes. Mis pensamientos:

la perspectiva de un miembro de la comunidad que es – a la vez – observador íntimo y forastero completo

Pasamos un rato en la vida de un vigilante en Monterrey, Mexico (el local no se revela en el cuento pero todos los cuentos de Montes ocurren en Monterrey). El vigilante protege el vecindario pero no es parte del vecindario. Observa a todos, conoce a todos, pero nadie realmente le conoce a él.

Saltamos entre el presente y los recuerdos del pasado. En el presente, el vigilante camina, anda en su motocicleta, mira la gente del barrio, mira las ventanas de la gente, mira los carros de la gente [ves como es], y rememora los viejos tiempos cuando tenía un enamoramiento (ya no: el vigilante tiene que estar sólo) y una familia (ya no: ¡el vigilante tiene que estar sólo! Pero justo cuando te relajas, cuando piensas que la vida del vigilante es un aburro, se mete en una pelea con una banda de patineros malvados o intenta salvar la vida de un hombre que va a ahogar o trata de rescatar a una niña perdida. A lo mejor, es una ilustración fiel de la vida del vigilante: largos ratos en los que nada pasa, seguidos por arranques de violencia. «La sangre va a correr siempre sobre estas avenidas oscuras, y tus botas van a mancharse con ella.» [Nota: Este libro tiene bastante violencia gráfica.]

El autor intenta hacernos experimentarlo a través de su narración en segunda persona (o sea, tú – el lector – eres el vigilante). Después de todo, no lo encontré tan absorbente: largos ratos de nostalgia yuxtapuesta con violencia intensa. A la vez, Montes sí logró hacerme sentir lo solitario, lo invisible, lo afuera que es el vigilante aunque sea – de otra perspectiva – él que ve más que cualquier otro en el pueblo. Y la prosa es linda: veo que quiere decir Montes cuando dice en su sitio web: «La novela es una más de las formas de la poesía.»

Escuché el audiolibro narrado por Darío Tangelson y publicado por Recorded Books Audiolibros [4 CDs]. La narración es bien hecha pero no excepcional.

enamorado de la isla de los amores infinitos

Comencé a leer otro libro por Daína Chaviano (antes leí este que me encantó y este que me aburrió) y me está encantando de nuevo. Se llama «La isla de los amores infinitos» [The Island of Eternal Love] y aquí hay una línea que me gustó bastante. Tiene que ver con un cuento que escucha una señorita de una anciana:

Las escenas se desprendían de algún resquicio del universo como si alguien hubiera abierto un agujero por donde escaparan los recuerdos de un mundo olvidado.

Me gusta el sonido de esa oración y también porque evoca la fantasía sin meterse en ella y porque la idea de un punto de donde se escapan muchas cosas me acuerda del aleph del cuento de Jorge Luis Borges.

reseña del libro: La novela del milenio pasado, por Roberto Quesada

I just finished listening to this audiobook by a Honduran writer (my first).  It was fun if not exceptional.  My thoughts:

cuento agradable y divertido de una familia hondureña y un supuesto autor

Este libro contiene dos narrativas paralelas. La primera cuenta los esfuerzos (mayormente sin éxito) de un hombre neoyorquino que quiere ser autor pero no logra escribir. La segunda cuenta la vida de Fernandez y Alejandra, habitantes de un pueblo chiquito en Honduras quienes se conocen, se casan, y crían una familia a través de tres décadas.

La historia de Fernandez y Alejandra es refrescante; su amor siente auténtico. Mantienen una vida normal hasta que Fernandez cree recibir una visita celestial una noche, después de que se encuentra encargado con una misión excepcional. Experimentamos la reacción de su esposa y de sus varios hijos a través de todo y si no es irresistible, es complacido agradable y divertido.

Mientras tanto, las frustraciones del autor no dejan de entretener, y me imagino que todos que han empeñado escribir pueden relacionarse con los esfuerzos, las excusas, y el consejo no solicitado que recibe sin cesar de sus vecinos.

No es un libro para cambiar la vida, pero lo disfruté y lo recomendaría.

Escuché el audiolibro narrado por Walter Krochmal, publicado por Recorded Books Audiolibros (4 CDs).

reseña del libro: La nada cotidiana, por Zoe Valdes

I listened to another Spanish audibook, leaving me just one short of completing the Expanding Horizons ChallengeLa nada cotidiana, by Zoe Valdes [published in English as Yocandra in the Paradise of Nada, deals with the challenges of life in modern Havana (Cuba).  It yielded a few insights but I didn’t like the protagonist, nor did I find her experiences particularly interesting.  Go read Chaviano’s El hombre, la hembra, y el hambre [Man, Woman, Hunger] instead.  My thoughts:

un libro cotidiano, con el tema mejor escrito en otro lado

Este libro nos cuenta de los tres amantes de Yocandra, una joven de la habana, juntos con vistas de la vida cotidiana en aquella ciudad. Varios temas se parecen entre este libro y el de otro libro que también se trata de la vida dura en la habana (El hombre, la hembra y el hambre, por Daína Chaviano). Uno de los temas que los libros tienen en común es lo difícil de conseguir comida que a nosotros en los EEUU nos parece cotidiana, como los huevos y el queso. Los dos libros se tratan del conflicto interno que sienten los cubanos: que si deben emigrar o no, sintiendo el amor a su país de un lado y la desesperación al otro. Valdés ofrece ciertas vistas que no encontré en el libro de Chaviano: por ejemplo, oímos de las experiencias de varios cubanos que ya han emigrado (uno a los EEUU y otra a España) y lo difícil que es asimilarse a una sociedad ajena. Después de todo, el libro de Chaviano me impresionó mucho más, tanto en la prosa como en la trama de la novela.

He visto varios comentarios (aquí en Amazon) por cubanos que dicen que esta novela (La nada cotidiana) capta la vida cotidiana del cuba de una forma excelente. No soy cubano así que no puedo negarlo, pero ni el personaje ni las experiencias de Yocandra parecieron muy interesantes.

Escuché el audiolibro narrado por Olga Merediz [4 discos], publicado por Recorded Books. La narración fue buena pero no excepcional. Este libro también se puede comprar en inglés con el título no muy conciso de Yocandra in the Paradise of Nada.

[Si le importa, este libro tiene dos escenas sexuales bastante gráficas y una de aquellas es muy larga. El libro de Chaviano también tiene algo de eso, pero menos largo y con menos detalles.]

la frase española para esta semana: estar pensando en las musarañas

Esta mañana, escuchando el audiolibro La nada cotidiana por Zoé Valdés, aprendí la frase estar pensando en las musarañas o estar mirando las musarañas, lo cual quiere decir «to be daydreaming».

La musaraña es «shrew» en inglés, lo cual me parece extraño.  He pasado mucho tiempo mirando las nubes pasar, asi que entiendo lo que es «tener la cabeza en las nubes», pero nunca he pasado tiempo mirandole a ningúna musaraña.  Tal vez es un pasatiempo popular en España. 

reseña del libro: Fábulas de una abuela extraterrestre, por Daína Chaviano

I have to admit a fundamental problem with reading science fiction in a language other than my own: Science fiction has all these made-up words, and Spanish has a number of words I don’t know, so at a given point I’m not sure whether an unknown word is a science fiction word or just an uncommon Spanish word.  (It’s obvious when the word is Zaík-elo-Memj but not when it’s vartse.)  So that may have contributed to my non-enjoyment of this bit of Cuban sci-fi.  I will grant that it’s the first novel in which I’ve encountered the rare practice of polyandry; that’s something.  Seriously, I really loved another Chaviano book I read and will read more by her, but this one didn’t tickle me.  Mis pensamientos:

la premisa elevada encima de los personajes

Esta novela comienza de buen augurio: dentro de los primeros treinta páginas, Chaviano nos presenta con cuatro narrativos, todos relacionados:

En el primero, hay una criatura con tres ojos, tres bocas, y alas que le cuenta a su nieto dos historias, las del segundo y tercer narrativo. En el segundo, una muchacha humana corre de unos sacerdotes malvados dentro de un bosque oscuro. En el tercero, una muchacha en nuestro mundo escribe una novela contando el primer y el segundo narrativo. En el cuarto, un mago viejo mira por una bola de cristal y observa las chicas en el segundo y el tercer narrativo.

La estructura tan compleja me intrigó, pero desafortunadamente la dotada Chaviano no realiza nada de interés sobre esa fundación. Al contrario, resultan tantos protagonistas que ninguno queda bien desarrollado; ninguno evoca las emociones del lector. (La chica en el narrativo (3) se pregunta con exasperación «¿Cuántos protagonistas puede tener una novela?» Era el único momento en que sentí empatía por ella.)

La ciencia ficción se ha criticado porque «it inevitable proceeds from premise rather than character…and elevates scenario over sensibility» [1] [o sea, inevitablemente procede de la premisa y no de los personajes, y eleva el escenario encima de los sentimientos]. Esta novela es un ejemplo perfecto de esa crítica. Chaviano quiería establecer un libro de ideas: todos los personajes hablan de universos paralelos y alter-egos y la memoria genética y los viajes trans-dimensionales (¡hasta aparece una tabla ouija!). Hasta hay unas ideas interesantes sobre la distinción entre la magia y la ciencia (véase la página 223). Pero con tantas ideas extrañas me resultó imposible entender lo que pasaba ni mucho menos llegar a quererles a los personajes o a preocuparme por lo que les pasa.

Por el final, después de que un personaje da sus explicaciones raras por los acontecidos recientes, su amiga le responde «¿Te das cuenta de lo delirante que resulta todo? No puedo tomarlo en serio.» Tampoco yo lo puedo tomar en serio.

Hace poco que leí otro libro de Daína Chaviano que me encantaba, «El hombre, la hembra y el hambre», el cual tiene un poco de magia pero ni es la ciencia ficción ni el realismo mágico, sino un poco de magia introducido en la vida dura de la Cuba actual. Por allí sí se necesita más magia, pero por aquí menos.

[1] Sven Birkerts, “Present at the Re-Creation,” New York Times, 18 May 2003.

one of my new favorite writers: Daína Chaviano

Last month I finished the excellent Man, Woman, and Hunger (El hombre, la hembra, y el hambre).  Now I’m reading a very different book by her, Fables from an Extraterrestrial Grandmother.  I’ve been enjoying Chaviano so much (and having so much trouble placing her in a genre) that I was pleased to encounter this profile of her from a few years ago.

The Cuban exile’s books are best described as wild experiments in genre-busting. It’s as if Ray Bradbury married Michael Ende and frolicked occasionally with Anáis Nin.

She conceived of a series called Habana Oculta, or the Occult Side of Havana, that would take a realistic approach to describing the magical elements of the city she had left behind [Havana].

The most recent book in the Habana Oculta series, El hombre, la hembra, y el hambre (Man, Woman, and Hunger, Planeta, 1998) describes how four characters, including a prostitute turned Santería priestess and an economist turned butcher, struggle with their double lives and sense of lost identity in modern-day Cuba.

I recommend the whole article, as well as perusing the author’s site.

The book I’m reading by her now has one of the most fascinating narrative structures I’ve ever encountered: four simultaneous narratives, Narrative A has a novelist writing Narratives B and C, but Narrative B also has an ancient grandmother telling stories about Narratives A and C, and a sage in Narrative D can observe Narratives A and C in a crystal ball.  Mind exploding!

[Photo from Chaviano’s site]